Tu producto no va a cambiar la vida de las personas

A veces cometemos el error de afirmar que un producto puede cambiar la vida de una persona y en realidad no es así como funciona.

Una persona puede cambiar su vida si lo desea y realiza las acciones necesarias para poder hacerlo. Tu producto puede ayudarle a lograrlo en ese contexto, pero no será tu producto el que produzca ese cambio, sino la propia persona.

De la misma manera si una persona no desea cambiar, por más que tu producto revele las 12 técnicas mas efectivas para lograr X Objetivo, esa persona no cambiará, y no es porque tu producto sea malo, simplemente esa persona no está dispuesta mentalmente, ni realiza las acciones necesarias para poder cambiar.

Déjame darte un ejemplo:

¿Cuántos aparatos de gimnasia para el hogar terminan siendo olvidados y utilizados como perchero de ropas? No es que el aparato no sirva para perder peso o fortalecer algún músculo. Es que en la mayoría de los casos la persona que lo compró simplemente no tiene el hábito de realizar ejercicios de forma cotidiana.

Pero sigue teniendo el mismo deseo (perder peso o fortalecer músculos) y vuelve a comprar un nuevo aparato de gimnasia para el hogar que parece mucho más fácil de usar, con el que se obtendrán resultados más rápidos. Nuevamente, la historia se repite.

Así esta persona sigue sin haber obtenido el beneficio que buscaba, se frustra y culpa a los aparatos afirmando que no funcionan, son aburridos, son demasiado complicados de usar.

¿Son realmente malos los aparatos?…

Otro ejemplo:

En el mercado de los productos de información a menudo veo muchas personas disconformes con los cursos y libros que han adquirido. Por un mismo curso he recibido comentarios de que la información era “demasiado básica” y al mismo tiempo otra persona afirmo “es demasiado avanzada para mi”.

¿El curso era básico o avanzado?. En realidad era de un nivel medio, para que lo entendiera la mayor cantidad de personas. Sin embargo para una persona X esa misma información puede parecerle muy avanzada porque recién está comenzando, lo cual es totalmente comprensible. Y para una persona Z la información puede resultarle “básica”, probablemente porque ya ha adquirido otros cursos similares.

Nuevamente, lo que estas vendiendo es información, que si la persona la entiende y la pone en práctica puede ayudarle a obtener determinados resultados. Pero si no se toma el tiempo necesario para aprender ni para aplicar de forma constante esa información, no obtendrá resultados, y esto no quiere decir que el curso sea malo o no funcione.

Ahora, me gustaría mucho conocer tu opinión al respecto, así que deja tu comentario sobre este artículo, y vemos a que conclusión podemos llegar.

Ningun Comentario Aún.

Deja tu Comentario